Seleccionar página

Durante mis años como médico me ha tocado ver infinidad de situaciones con los pequeños pacientes, en ocasiones los niños muy tranquilos y cooperadores, pero en otras ocasiones pareciera que están llegando a una sala de tormentos, por lo que en esta ocasión te quiero platicar lo que puedes hacer desde mi punto de vista personal para disminuir la angustia de tu hijo al acudir al pediatría:

1.- NO LO AMENACES CON EL MEDICO O INYECCIONES, en repetidas ocasiones he presenciado como algunos papás amenazan a sus hijos con que si no se porta bien, si no come, si no hace esto o aquello lo van a llevar con el médico para que lo inyecte, no es la mejor idea hacer esto.

2.- PLATICALE. Antes de acudir al médico que puede esperar, que va a suceder en la consulta, por ejemplo: lo van a desvestir, los examinaran, sus oídos, su nariz, garganta, etc, es importante que le recuerdes que TODO lo que se hace es para su bien, así al momento de la consulta se lo puedes recordar.

3.- JUEGA CON TU HIJO, es bien sabido el beneficio del juego, que te parece si en casa juegan a que tu hijo es doctor de papás y te revisa y luego tu como mamá lo revisas también, así cuando llegue el momento de la consulta le puedes decir que ahora le toca al doctor jugar con él a la revisión.

4.- PARTICIPA EN LA CONSULTA. Si después de todo esto tu hijo se estresa en la consulta te recomiendo que tomes un papel más activo y le hables, le cantes, le muestres algún juguete, trata de distraerlo, el pediatra estará haciendo su trabajo, revisando a tu hijo y lo hará lo más rápido posible y lo menos incómodo para tu hijo, pero es importante que le ayudes. Si ves que se pone inquieto a patalear o a mover sus manitas sostenlo suave y firmemente mientras le explicas que lo que se le hace es para ayudarlo, que solo es un momento y pasara pronto.

5.- TRANQUILIZATE. Me ha tocado presenciar en ocasiones los padres están más ansiosos que los niños al momento de la revisión y aunque no lo creas nuestro hijos perciben nuestro estrés y al sentir a sus papás preocupados no ayuda en nada, trata de relajarte, estoy consciente que lo peor que nos puede suceder es tener un hijo enfermo, pero necesitamos transmitirles seguridad y confianza.

Bonus Track:

La mayoría de los pediatras tenemos un área de juegos para hacer menos estresante la visita al médico, ese espacio es para los chiquitines;  te recomiendo que si tu hijo utiliza algo lo vuelva a colocar en su lugar, eso dejara una enseñanza en tu hijo, entenderá la importancia de mantener el orden, además tu médico estará muy agradecido.

Espero que estos tips les sean útiles la próxima visita a su médico, si tienen algún otro no duden en comentarlo.