Seleccionar página

Cuando llega un recién nacido a casa por lo general todo es felicidad, todos esperaban con ansias a ese pequeñín, todos lo quieren cargar en sus brazos y cuando se trata de opinar acerca del cuidado del bebé la mayoría de las visitas tienen algo que opinar, que si este jabón, que si tal crema, esta ropa y en cuanto a los genitales del bebé también nos empiezan a dar consejos.

La mayoría de las veces esos consejos no son con mala intención, sin embargo no siempre son correctos y en cuanto al cuidado del pene de los niños todos tienen sus teorías, pero que es lo que hay acerca del cuidado del pene de los bebés, aquí te comento los principales.

Es necesario limpiar y lavar con agua y jabón el pene, no requiere de ningún antiséptico en esa zona.

Por ningún motivo se debe de forzar el prepucio hacia atrás, NO RETRACCIONES FORZADAS!!! Por favor, tu bebé te lo agradecerá.

Si algún médico o persona le realizara una retracción forzada al prepucio de tu bebé aléjalo inmediatamente, solo le ocasionara dolor y posiblemente hasta sangrado, no hay por qué acelerar este proceso que con el tiempo debe de darse.

Hay que observar el chorro de orina, para asegurarse que el orificio que está en el prepucio permite una adecuada salida de la orina, SI LA ORINA SALE EN GOTAS O PARECIERA QUE TIENE ALGUNA MOLESTIA PARA ORINAR ES NECESARIO CONSULTAR A SU PEDIATRA O CIRUJANO PEDIATRA.

Conforme nuestro hijo va creciendo debemos de enseñarle el correcto aseo de los genitales a la hora del baño.

En ocasiones es posible que notemos unas “bolitas” blancas debajo de la piel, cerca de la punta del pene, esto es porque existen unas glándulas que producen grasa y esta grasita se queda atrapada en esa zona, no es necesario drenarse ya que de manera natural estas se irán drenando espontáneamente.

En caso de que tengas alguna duda te invito a que me envíes un mensaje y con gusto las solucionaremos.