Seleccionar página

La respuesta a esta pregunta es NO, no es normal.

Cuando los bebés están en desarrollo en el vientre materno los testículos inician su formación dentro del abdomen, y durante la gestación los testículos deben de ir descendiendo del abdomen, pasando por la región inguinal hasta llegar al escroto.

En ocasiones los testículos se pueden detener en algún lugar del descenso normal y esto se conoce como Criptorquidia.

Es algo más frecuente de lo que se piensa y en ocasiones como padres nos da miedo que nos digan que nuestros hijos puedan necesitar una cirugía, sin embargo, si usted detecta esta condición en su hijo, es muy importante acudir a valoración con un cirujano pediatra certificado ya que los testículos necesitan cierta temperatura para  cumplir sus funciones (producción de espermatozoides y de hormonas) y al estar afuera de la bolsa escrotal están expuestos a temperaturas mayores que las que requieren, causándoles daño y como consecuencia estos niños pueden tener: problemas de fertilidad y mayor riesgo de presentar cáncer testicular.

El tratamiento de esta situación no se debe retrasar más allá del año de edad, consiste en una cirugía de mínima invasión en la que a través de pequeños orificios con instrumental de 3mm de diámetro, se localiza el testículo y se desciende hasta la bolsa escrotal, con un porcentaje de éxito de la cirugía cercano al 100%; la terapia hormonal no se usa para esta condición debido a su baja efectividad.

Si tienes duda acude a un cirujano pediatra y te explicara más ampliamente y aclarara tus dudas.